Nov 172005
 

Cada vez las cámaras digitales son más utilizadas en la fotografía de viajes. ¡Que nos lo digan a nosotros! ;)
Aparte del simple hecho de que ya casi nadie compra cámaras “tradicionales” y que se ha desatado una auténtica pasión por estos aparatitos, son inegables una serie de ventajas como la comodidad, el poder ver el resultado y repetir en caso negativo, las posibilidades de hacer amigos deseosos de “verse” en la pantallita y, por supuesto, la sencillez para ponerlas luego o incluso durante el viaje, en Internet.

Lo que muchos no saben es que las fotos tal y como quedan cuando las hacemos no siempre están “terminadas”. De hecho, no lo están totalmente en la mayoría de las ocasiones. En fotografía, pocas veces la imagen que captamos en una foto es lo suficientemente uniforme como para que una cámara pueda decidir si la cantidad de luz correcta es por ejemplo la reflejada en la orilla de un lago o la de la nieve de la montaña que hay detrás.
Según se tome un criterio u otro, la foto resultante nos puede dar una impresión de “clarucha” o de oscura. Pero lo bueno de las fotografías digitales es que en el momento de hacer la foto, se almacena información suficiente como para que posteriormente se pueda procesar con el ordenador y corregir o mejorar el primer resultado.

Esto que parece algo para expertos, es en realidad muy sencillo y cualquiera puede hacerlo con unos pocos consejillos. Por ejemplo la transformación de esta foto se puede realizar en poquísimo tiempo por cualquiera.

Se trata de una imagen del Kongur reflejado en el Lago Karakul. Así es como “sale de la cámara”.

Foto sin retocar

Y así con un pequeño retoque.

Foto retocada

El programa utilizado para hacerlo no sólo es muy bueno, sino que es libre (y gratis). Se trata de El GIMP. Y para aprender a utilizarlo basta que os paséis por FotoLibre. Otro proyecto en el que estoy metido.
En concreto, disponéis de un mini-curso titulado Retoque de andar por casa o cómo arreglar fotos fácil con El GIMP. Pero hay mucho más, incluyendo trucos y efectos especiales, como pasar a blanco y negro, etc.

Además, al ser una “comunidad“, puedes exponer tus dudas, e incluso tus fotos.

Venga, animaos y me contais.

Actualización: Parece ser que más de uno piensa que El Gimp, al ser Software Libre, sólo funciona en Linux. Para los usuarios de Windows, el enlace directo para descargar el programa es este:

http://gimp-win.sourceforge.net/stable.html

Tenéis que descargaros e instalar primero “las GTK + 2″, unas bibliotecas gráficas que utiliza el programa. Y luego el programa en sí que viene identificado como “The Gimp for Windows (version x.x.x)”. En el orden en que viene en la página.