Sep 232004
 

Litang

Aprovechando que el autobus para Daocheng salia a las tres de la tarde (la mayoria salen de madrugada) dedicamos la manana a recorrer Litang.

A esta ciudad se le conoce como “el salvaje oeste de Sichuan” y la verdad es que tiene toda la pinta de una ciudad del oeste amerciano (rodada en Almeria) pero con algunos toques de “distincion”.

Por ejemplo el idioma, que parece que hablen en Chino :)
Luego los rasgos de la gente de esta zona. Una especie de mezcla entre indios arapajoes, andinos, gitanos y mongoles que por aqui dejo su huella Kublai Khan y alguno mas. Con la piel muy oscura, grandes narices para los estandares chinos (yo les gano en narices :)
Si hicieran una pelicula serian los malos… hasta que se te quedan mirando y sonrien.
Es de la gente mas amable que hemos encontrado hasta ahora que ya es decir. Y lo mas divertido es que nos quedamos mirando mutuamente y a cada uno le parece de otro planeta el que tiene enfrente.

Aqui un par de motos mas.

Litang ademas de los susodichos “moteros” tiene un importante monasterio budista, que porsupuesto recorrimos.

Esta al nordeste de la ciudad sobre una colina desde la que se divisa esta.

Siempre que entras a un monasterio hay algun monje que se encarga de ensenartelo y ademas Luis me cuenta un monton de cosas que ha prometido contar aqui a la vuelta. Se lo sabe todo ;)
Sobre la puerta, estos creemos que son los dioses protectores del templo.

En uno de los templos estaban los monjes dibujando un mandala que tambien os explicara Luis lo que es.
Y a la salida nos encontramos a estos debatiendo sobre el sexo de los angeles budistas.

Estas son casitas tipicas de las afueras de Litang.

Tambien hay un enorme chorten (esos monumentos blancos) con un monton de ruedas de oracion que la gente recorre dando vueltas a las ruedas mientras dan la vuelta al recinto en el sentido de las agujas del reloj.

A las 3 estabamos en la estacion de autobuses y a las cuatro menos cuarto llego el autobus para Daocheng. Suelen ser normales los retrasos cuando el bus no sale del lugar donde estas.

Mientras tanto, estos golfillos locales nos amenizaron la espera.

El viaje a Daocheng fue muy tranquilo comparado con los anteriores. La carretera era buena y apenas habia trafico.

Los paisajes como los habituales en estas zonas por encima de los 4000 metros. Espectaculares.

Es curiosa la aficion de los chinos al billar, pero la mayoria de las mesas estan al aire libre y os podeis imaginar en que condiciones. Estas son en el pueblo donde para el bus a comer.

Y esta es una casita agricola tipica de la zona. Se observa en la parte alta, la paja que se esta secando para en el invierno alimentar a los animales.

Llegamos a Daocheng a media tarde y salimos hacia el pueblo en busqueda del hotel Peng Song Cuo que nos habia recomendado Pep.
Tras preguntar en una agencia de viajes que nos quisieron vender un idem y a un conductor de una furgoneta se hizo el tipico corro de un monton de gente alrededor de nosotros y casualmente un taxista que habia llegado, muy espabilado el se dio cuenta que cuando nosotros deciamos “kuo” queriamos decir “tsuo” y salto loco de alegria “Yo se donde esta, por 5Y os llevo”, ante la desesperacion del otro taxista que habia parado y que se perdia el “negocio”.
5Y es mucho para esa distancia, pero con todo el equipaje a cuestas no se regatea ;)

Asi que el taxista dio media vuelta por donde habiamos venido, paso por la estacion de autobuses y nos llevo a la entrada del pueblo donde esta el hotel.

El Peng Son Cuo es un hotel muy majo, aunque hemnos visto varios del mismo estilo ya que la ciudad la estan recontruyendo con cuatro tiposd de casas: hoteles, agencias de viaje, tiendas de recuerdos yrestaurantes.
Lo que si es que la gente del PSC a pesar deque no hablan ni siquiera una palabra de Ingles, son majisimos y nmos lo pasamos bomba con ellos. Ellos se rien de todo y nosotrostambien. Muy buen rollito.

Y como la habitacion esta muy bien y la ducha con calentador propio es una gozada (una vez que Luis averiguo que para que funcionara habia que abrir el grifo del lavabo) decidimos quedarnos unos dias a descansar. Tres noches en la misma cama, todo un record para nosotros y un lujo asiatico!
:)